Arequipa Patrimonio cultural de la Humanidad
Arequipa es considerada Patrimonio Cultural de la Humanidad
Lo más reciente
El Centro Histórico de Arequipa, fue declarado Patrimonio Cultural de la Humanidad por la Unesco en el 2000, fue un reconocimiento tanto de los valores culturales de la ciudad derivados de la fuerza y belleza de su arquitectura al contar con impresionantes edificaciones como la Basílica Catedral, construida a base de sillar blanco, piedra volcánica que nace del Misti; el Monasterio de Santa Catalina, el barrio de San Lázaro, el Barrio de Selva Alegre, el Convento la Recoleta, entre otras variadas arquitecturas pertenecientes a la Ciudad Blanca, como de la actitud de sus pobladores, quienes permanentemente buscan superar los desafíos impuestos por el medio geofísico sobre el que se emplaza la ciudad. El mérito de la arquitectura arequipeña, no está limitado a la grandiosidad de sus monumentos religiosos que otras ciudades también los tienen. Se debe principalmente a la profusión de casonas de sobria dignidad, de equilibrio en las proporciones, donde el espacio urbano penetra al interior de las manzanas a través de amplios portones y zaguanes, hasta alcanzar el primer patio y a veces el segundo, donde se reproduce el labrado de las fachadas, acentuando la continuidad espacial y formal. Los fundamentos por los que se propuso la inscripción de Arequipa en el patrimonio mundial, son la originalidad, representatividad, tipismo, influencia regional, localización geográfica privilegiada, traza y trama urbana, material, sistema constructivo y ornamentación, que son producto de un rico mestizaje y sincretismo culturales, a ello se agregaba la necesidad, para garantizar su futura conservación y su potencialidad, del reconocimiento como valor universal por la UNESCO.
MARCA AREQUIPA COMERCIO EXTERIOR TURISMO GASTRONOMIA NEGOCIOS TALENTO
Acerca de Exportaciones Patrimonio Cultural Productos oriundos Inversiones Arte y cultura
Programa de Licenciatarios Reconocimientos Provincias Música
Embajadores Reconocimientos Moda
Campañas Restaurantes Deportes
Display Menu
Arequipa Patrimonio cultural de la Humanidad
Arequipa es considerada Patrimonio Cultural de la Humanidad
Lo más reciente
El Centro Histórico de Arequipa, fue declarado Patrimonio Cultural de la Humanidad por la Unesco en el 2000, fue un reconocimiento tanto de los valores culturales de la ciudad derivados de la fuerza y belleza de su arquitectura al contar con impresionantes edificaciones como la Basílica Catedral, construida a base de sillar blanco, piedra volcánica que nace del Misti; el Monasterio de Santa Catalina, el barrio de San Lázaro, el Barrio de Selva Alegre, el Convento la Recoleta, entre otras variadas arquitecturas pertenecientes a la Ciudad Blanca, como de la actitud de sus pobladores, quienes permanentemente buscan superar los desafíos impuestos por el medio geofísico sobre el que se emplaza la ciudad. El mérito de la arquitectura arequipeña, no está limitado a la grandiosidad de sus monumentos religiosos que otras ciudades también los tienen. Se debe principalmente a la profusión de casonas de sobria dignidad, de equilibrio en las proporciones, donde el espacio urbano penetra al interior de las manzanas a través de amplios portones y zaguanes, hasta alcanzar el primer patio y a veces el segundo, donde se reproduce el labrado de las fachadas, acentuando la continuidad espacial y formal. Los fundamentos por los que se propuso la inscripción de Arequipa en el patrimonio mundial, son la originalidad, representatividad, tipismo, influencia regional, localización geográfica privilegiada, traza y trama urbana, material, sistema constructivo y ornamentación, que son producto de un rico mestizaje y sincretismo culturales, a ello se agregaba la necesidad, para garantizar su futura conservación y su potencialidad, del reconocimiento como valor universal por la UNESCO.
Arequipa, Patrimonio cultural de la Humanidad
Arequipa es considerada Patrimonio Cultural de la Humanidad
Lo más reciente
El Centro Histórico de Arequipa, fue declarado Patrimonio Cultural de la Humanidad por la Unesco en el 2000, fue un reconocimiento tanto de los valores culturales de la ciudad derivados de la fuerza y belleza de su arquitectura al contar con impresionantes edificaciones como la Basílica Catedral, construida a base de sillar blanco, piedra volcánica que nace del Misti; el Monasterio de Santa Catalina, el barrio de San Lázaro, el Barrio de Selva Alegre, el Convento la Recoleta, entre otras variadas arquitecturas pertenecientes a la Ciudad Blanca, como de la actitud de sus pobladores, quienes permanentemente buscan superar los desafíos impuestos por el medio geofísico sobre el que se emplaza la ciudad. El mérito de la arquitectura arequipeña, no está limitado a la grandiosidad de sus monumentos religiosos que otras ciudades también los tienen. Se debe principalmente a la profusión de casonas de sobria dignidad, de equilibrio en las proporciones, donde el espacio urbano penetra al interior de las manzanas a través de amplios portones y zaguanes, hasta alcanzar el primer patio y a veces el segundo, donde se reproduce el labrado de las fachadas, acentuando la continuidad espacial y formal. Los fundamentos por los que se propuso la inscripción de Arequipa en el patrimonio mundial, son la originalidad, representatividad, tipismo, influencia regional, localización geográfica privilegiada, traza y trama urbana, material, sistema constructivo y ornamentación, que son producto de un rico mestizaje y sincretismo culturales, a ello se agregaba la necesidad, para garantizar su futura conservación y su potencialidad, del reconocimiento como valor universal por la UNESCO.
MARCA AREQUIPA COMERCIO EXTERIOR TURISMO GASTRONOMIA NEGOCIOS TALENTO
Arequipa Patrimonio cultural de la Humanidad
Arequipa es considerada Patrimonio Cultural de la Humanidad
El Centro Histórico de Arequipa, fue declarado Patrimonio Cultural de la Humanidad por la Unesco en el 2000, fue un reconocimiento tanto de los valores culturales de la ciudad derivados de la fuerza y belleza de su arquitectura al contar con impresionantes edificaciones como la Basílica Catedral, construida a base de sillar blanco, piedra volcánica que nace del Misti; el Monasterio de Santa Catalina, el barrio de San Lázaro, el Barrio de Selva Alegre, el Convento la Recoleta, entre otras variadas arquitecturas pertenecientes a la Ciudad Blanca, como de la actitud de sus pobladores, quienes permanentemente buscan superar los desafíos impuestos por el medio geofísico sobre el que se emplaza la ciudad. El mérito de la arquitectura arequipeña, no está limitado a la grandiosidad de sus monumentos religiosos que otras ciudades también los tienen. Se debe principalmente a la profusión de casonas de sobria dignidad, de equilibrio en las proporciones, donde el espacio urbano penetra al interior de las manzanas a través de amplios portones y zaguanes, hasta alcanzar el primer patio y a veces el segundo, donde se reproduce el labrado de las fachadas, acentuando la continuidad espacial y formal. Los fundamentos por los que se propuso la inscripción de Arequipa en el patrimonio mundial, son la originalidad, representatividad, tipismo, influencia regional, localización geográfica privilegiada, traza y trama urbana, material, sistema constructivo y ornamentación, que son producto de un rico mestizaje y sincretismo culturales, a ello se agregaba la necesidad, para garantizar su futura conservación y su potencialidad, del reconocimiento como valor universal por la UNESCO.
Lo más reciente
MARCA AREQUIPA COMERCIO EXTERIOR GASTRONOMIA NEGOCIOS TALENTO
Arequipa Patrimonio cultural de la Humanidad
Arequipa es considerada Patrimonio Cultural de la Humanidad
El Centro Histórico de Arequipa, fue declarado Patrimonio Cultural de la Humanidad por la Unesco en el 2000, fue un reconocimiento tanto de los valores culturales de la ciudad derivados de la fuerza y belleza de su arquitectura al contar con impresionantes edificaciones como la Basílica Catedral, construida a base de sillar blanco, piedra volcánica que nace del Misti; el Monasterio de Santa Catalina, el barrio de San Lázaro, el Barrio de Selva Alegre, el Convento la Recoleta, entre otras variadas arquitecturas pertenecientes a la Ciudad Blanca, como de la actitud de sus pobladores, quienes permanentemente buscan superar los desafíos impuestos por el medio geofísico sobre el que se emplaza la ciudad. El mérito de la arquitectura arequipeña, no está limitado a la grandiosidad de sus monumentos religiosos que otras ciudades también los tienen. Se debe principalmente a la profusión de casonas de sobria dignidad, de equilibrio en las proporciones, donde el espacio urbano penetra al interior de las manzanas a través de amplios portones y zaguanes, hasta alcanzar el primer patio y a veces el segundo, donde se reproduce el labrado de las fachadas, acentuando la continuidad espacial y formal. Los fundamentos por los que se propuso la inscripción de Arequipa en el patrimonio mundial, son la originalidad, representatividad, tipismo, influencia regional, localización geográfica privilegiada, traza y trama urbana, material, sistema constructivo y ornamentación, que son producto de un rico mestizaje y sincretismo culturales, a ello se agregaba la necesidad, para garantizar su futura conservación y su potencialidad, del reconocimiento como valor universal por la UNESCO.
Lo más reciente
Arequipa Patrimonio cultural de la Humanidad
Arequipa es considerada Patrimonio Cultural de la Humanidad
El Centro Histórico de Arequipa, fue declarado Patrimonio Cultural de la Humanidad por la Unesco en el 2000, fue un reconocimiento tanto de los valores culturales de la ciudad derivados de la fuerza y belleza de su arquitectura al contar con impresionantes edificaciones como la Basílica Catedral, construida a base de sillar blanco, piedra volcánica que nace del Misti; el Monasterio de Santa Catalina, el barrio de San Lázaro, el Barrio de Selva Alegre, el Convento la Recoleta, entre otras variadas arquitecturas pertenecientes a la Ciudad Blanca, como de la actitud de sus pobladores, quienes permanentemente buscan superar los desafíos impuestos por el medio geofísico sobre el que se emplaza la ciudad. El mérito de la arquitectura arequipeña, no está limitado a la grandiosidad de sus monumentos religiosos que otras ciudades también los tienen. Se debe principalmente a la profusión de casonas de sobria dignidad, de equilibrio en las proporciones, donde el espacio urbano penetra al interior de las manzanas a través de amplios portones y zaguanes, hasta alcanzar el primer patio y a veces el segundo, donde se reproduce el labrado de las fachadas, acentuando la continuidad espacial y formal. Los fundamentos por los que se propuso la inscripción de Arequipa en el patrimonio mundial, son la originalidad, representatividad, tipismo, influencia regional, localización geográfica privilegiada, traza y trama urbana, material, sistema constructivo y ornamentación, que son producto de un rico mestizaje y sincretismo culturales, a ello se agregaba la necesidad, para garantizar su futura conservación y su potencialidad, del reconocimiento como valor universal por la UNESCO.
Lo más reciente
Arequipa Patrimonio cultural de la Humanidad
Arequipa es considerada Patrimonio Cultural de la Humanidad
El Centro Histórico de Arequipa, fue declarado Patrimonio Cultural de la Humanidad por la Unesco en el 2000, fue un reconocimiento tanto de los valores culturales de la ciudad derivados de la fuerza y belleza de su arquitectura al contar con impresionantes edificaciones como la Basílica Catedral, construida a base de sillar blanco, piedra volcánica que nace del Misti; el Monasterio de Santa Catalina, el barrio de San Lázaro, el Barrio de Selva Alegre, el Convento la Recoleta, entre otras variadas arquitecturas pertenecientes a la Ciudad Blanca, como de la actitud de sus pobladores, quienes permanentemente buscan superar los desafíos impuestos por el medio geofísico sobre el que se emplaza la ciudad. El mérito de la arquitectura arequipeña, no está limitado a la grandiosidad de sus monumentos religiosos que otras ciudades también los tienen. Se debe principalmente a la profusión de casonas de sobria dignidad, de equilibrio en las proporciones, donde el espacio urbano penetra al interior de las manzanas a través de amplios portones y zaguanes, hasta alcanzar el primer patio y a veces el segundo, donde se reproduce el labrado de las fachadas, acentuando la continuidad espacial y formal. Los fundamentos por los que se propuso la inscripción de Arequipa en el patrimonio mundial, son la originalidad, representatividad, tipismo, influencia regional, localización geográfica privilegiada, traza y trama urbana, material, sistema constructivo y ornamentación, que son producto de un rico mestizaje y sincretismo culturales, a ello se agregaba la necesidad, para garantizar su futura conservación y su potencialidad, del reconocimiento como valor universal por la UNESCO.
Lo más reciente